Home » Chinches de Cama

Chinches de Cama

Chinche de cama

Imagen: en.wikipedia.org/wiki/Cimicidae

Son insectos pequeños, ovales, parduzcos y sin alas, que viven de la sangre de animales o seres humanos.

Las adultas tienen cuerpos planos del tamaño de una semilla de manzana. Después de la alimentación, sin embargo, sus cuerpos se hinchan y son de un color rojizo o café oscuro, mientras que antes de dicha alimentación el color es blanco, casi transparente.

Estos insectos no vuelan ya que, como hemos dicho, carecen de alas, pero pueden moverse rápidamente en pisos, paredes y techos. Las chinches hembras pueden poner cientos de huevos, cada uno de ellos es aproximadamente del tamaño de una mota de polvo, durante toda la vida.

Las chinches jóvenes, llamadas ninfas, mudan sus pieles cinco veces antes de alcanzar la madurez y requieren una comida de sangre antes de cada cambio de piel. Bajo condiciones favorables estos insectos pueden desarrollarse plenamente en tan solo un mes y producir tres o más generaciones por año.

¿Las chinches transmiten enfermedades?

A pesar de ser una molestia, no transmiten enfermedades, al menos a día de hoy no hay noticias de ninguna enfermedad transmitida por estos insectos.

Aunque no transmiten enfermedades, sí que es posible que provoquen reacciones alérgicas alrededor de la zona por donde pican para alimentarse. Inyectan una pequeña cantidad de saliva que al entrar en contacto con la piel puede causar picor y una leve inflamación.

Picaduras de Chinches de cama. ¿Qué hacer si me pican?

Mordeduras de chinches de cama

Imagen: en.wikipedia.org

Ante una picadura de chinche de cama lo mejor es no rascarse la zona de la picadura, ya que producirá un mayor picor e irritación que puede desembocar en un infección.

¿Cuándo muerden las chinches?

Estos diminutos insectos son activos principalmente en la noche y generalmente muerden a la gente mientras están durmiendo. Se alimentan perforando la piel y chupando la sangre a través de un pico alargado, tardan en alimentarse de 3 a 10 minutos de ser dilatado y luego desparecen sin dejar rastro.

¿Hay más chinches ahora que antiguamente?

No puede decirse que su población sea mayor, aunque sí que lo es su movilidad en el espacio, y la causa principal somos los humanos.

En la actualidad los viajes internacionales son cada vez más frecuentes, y son los propios viajeros los que los transportan sin ser conscientes de ello, en el equipaje.

Si a esto se le suma el hecho de que en la década de los 70 del siglo pasado se prohibido el uso de DDT  (Dicloro Difenil Tricloroetano), es fácil explicar el aumento de las infecciones de chinches en el mundo.

Cómo evitar las chinches de cama

La presencia de chinches se debe a una limpieza deficiente, pero también es frecuente que procedan de otros lugares y lleguen a donde estamos dentro de las maletas o colchones, por ejemplo.

Evitarlas cuando estoy de viaje

Lo primero que hay que hacer al entrar en una habitación de un hotel o pensión es buscar y comprobar que no hay ninguno de estos silenciosos pero incómodos compañeros de habitación. Para ello los primeros sitios donde hay que buscar son el colchón y la cabecera de la cama de la siguiente manera:

Levantaremos las sábanas y verificaremos que no hay puntos de color rojizo en el colchón. Además de esto tendremos que comprobar la cabecera de la cama y las costuras del colchón por si encontramos alguna (muertas o vivas), excrementos o huevas.

Si tenemos la mínima sospecha de su existencia en nuestro cuarto debemos acudir a la recepción para comunicarles la situación, ellos deberán proporcionarnos una nueva habitación libre de estos insectos.

No hay que olvidar que es fácil que los chinches se cuelen en nuestras maletas, por eso tenemos que colocarlas en los maleteros que hay en las habitaciones de hotel, cuyas patas de metal (o plástico) impiden su acceso.

Evitar llevar chinches de cama a casa tras un viaje

Si hemos estado en algún sitio con estos insectos es muy fácil y probable que los llevemos con nosotros sin darnos cuenta de ello. Para acabar con ellas se recomienda lavar la ropa con agua caliente y, si es posible, secarla en una secadora a la temperatura más alta posible.

Maletas, su medio de transporte

Como las chinches viajan en las maletas, hay que inspeccionarlas a fondo, cepillarlas y aspirar su interior. Después habrá que sellar las maletas en una bolsa de plástico y mantenerlas de este modo durante unos meses, para que los chinches mueran ahi de inanición. Si es verano y las temperaturas son altas, una solución eficaz en dejar las maletas con sus chinches en el interior de nuestro vehículo.

Cómo eliminar chinches de cama

¿Qué hacer si tengo estos indeseables inquilinos en casa? Si el problema lo tenemos en casa, y no en la habitación del hotel debemos pasar a la acción, puesto que no podemos reclamar nada a nadie y conseguir una nueva ubicación. Tenemos que exterminarlas por completo.

Lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que son chinches los insectos que hay en nuestro hogar y que queremos eliminar, ya que hay varios insectos similares.

Una vez que estamos seguros de que son este tipo de chinches debemos ponérselo difícil y dificultar su ocultación, ya que debido a su pequeño tamaño se esconden en sitios muy pequeños.

Huevos de chinches de cama

Huevos de chinches de cama Imagen: en.wikipedia.org

Para esto el primer paso consiste en mantener un orden en casa y evitar tener objetos amontonados que les sirvan de escondite.

El siguiente paso consiste en una limpieza a fondo de la casa, principalmente de las zonas en las que hayamos detectado la presencia de estos insectos, como puede ser el colchón. Lo tenemos que cepillar con un cepillo de raíces de modo que arrastremos todos los huevos que hayan podido poner.

También debemos desarmar los marcos de la cama y vaciar los cajones, no podemos dejar ningún hueco sin revisar, puesto que se pueden esconder en casi cualquier parte.

Tras el cepillado hay que pasar la aspiradora, cuanto más potente mejor, por todos los huecos de la casa, ranuras del suelo y paredes y por las costuras del colchón.

Es sumamente importante que tras el aspirado metamos la bolsa de la aspiradora en un bolsa de plástico, la cerremos y nos deshagamos de ella en un cubo de basura en el exterior de la casa.

Como es muy posible que aún queden chinches o huevos de estas, limpiaremos con vapor las alfombras y moquetas del hogar.

Los colchones merecen especial atención, los envolveremos en bolsas para colchones que cerraremos herméticamente.

Separaremos la cabecera de la cama de la pared así como tendremos sumo  cuidado de que sábanas, colchas y mantas no toquen el suelo.

Sellaremos los huecos y ranuras que pueda haber en las paredes, también descolgaremos cada cuadro que tengamos colgado en las paredes y limpiaremos su parte trasera, también de los demás utensilios que haya en la casa, como los televisores.

Si hay ropa infectada la lavaremos a una alta temperatura y después la secaremos también con más calor de lo normal. Como alternativa a este lavado podemos meter las prendas en bolsas de plástico y ponerlas bajo los rayos solares y en un lugar con alta temperatura.

Contratar a un fumigador

Si no queremos realizar todos estos trabajos lo mejor es contratar a un profesional que se encargue de hacer desaparecer las chinches, esta es la opción más recomendable sobre todo porque son capaces de detectar el foco de la infección mucho mejor de lo que podamos hacerlo nosotros así como de detectar cualquier otra plaga además de las chinches.

Dónde se esconden las chinches de cama

Las chinches pueden entrar en su casa sin ser detectadas a través de equipaje, ropa, camas usadas y sofás y otros artículos. Sus cuerpos aplanados hacen posible que puedan caber en espacios minúsculos, aproximadamente el ancho de una tarjeta de crédito. Las chinches no tienen nidos como las hormigas o las abejas, pero tienden a vivir en grupos en lugares ocultos. Sus escondites iniciales son típicamente colchones, sommieres, marcos de la cama y cabeceras donde tienen fácil acceso a morder en la noche a las personas.

Con el tiempo, sin embargo, puede esparcir a través del dormitorio, moviéndose a cualquier grieta o lugar protegido. También pueden propagarse a las habitaciones o apartamentos cercanos.

Porque las chinches de cama viven exclusivamente en sangre, tenerlos en su casa no es un signo de suciedad. Es tan probable encontrarlos en inmaculadas casas y habitaciones de hotel como sucias.